Logo

Historia

En català

La ciudad de Rubí celebra su fiesta mayor el 29 de junio, fiesta de San Pedro, patrón de Rubí y también advocación de su templo principal: la iglesia parroquial de San Pedro.

San Pedro encabeza el llamado “Arciprestazgo de Rubí y San Feliu”, en el que también encontramos las parroquias de Santa Maria, San Pablo, San José Obrero y San Félix.

El actual templo de San Pedro de Rubí procede de la ampliación de un templo prerrománico construido muy probablemente durante el siglo X, al mismo tiempo que el castillo de origen árabe ubicado a las afueras del casco urbano. El campanario y el ventanal de poniente conservan todavía elementos del antiguo templo prerrománico.

La plaza de la iglesia, Plaza del Doctor Guardiet, ya estaba ocupada durante la época romana según se ha demostrado con excavaciones y hallazgos arqueológicos durante el último siglo: existía una necrópolis medieval en la cara sur del templo, bajo la plaza actual, con sepulturas de la época paleocristiana (s. V).

El documento más antiguo que hace referencia al templo data del año 986. Hacia el siglo XI la iglesia ya recibía la consideración de Parroquia, fue consagrada el 28 de febrero de un año exacto todavía por determinar. Se han encontrado numerosas escrituras de donaciones personales en el vecino Monasterio de Sant Cugat donde se hace constar que los bienes se destinan a la Parroquia rubinense. Estas evidencias y principalmente la que deja constancia de que el abad Ramon de Sant Cugat legó en favor de Guillem Berenguer unas tierras aledañas a la parroquia de San Pedro de Rubí parecen indicar que, al amparo del Castillo y la iglesia, creció y se desarrolló la población de Rubí.

Construcción Románica

A finales del s. XI se reconstruyó la edificación prerromànica en un estilo románico lombardo, tal como podemos comprobar en la fachada de poniente. Es posible que entonces se dotase también de la planta en forma de cruz latina. Ventanal y arcuaciones lombardasLos elementos más importantes de esta época son el ventanal geminado, hecho con elementos procedentes de la iglesia anterior, y las arcuaciones lombardas.

Durante el s. XII se llevaron a cabo algunas reformas, entre las cuales destacamos el pórtico románico de la fachada de poniente atribuido a la Escuela de Barcelona.

Entre los siglos XV y XVI se construyó el campanario. Alrededor del templo se formó una comunidad de hogares que constituyó el municipio de Rubí. El consejo municipal (el gobierno local del momento) se reunía frente al templo.

Época moderna

Plano de San Pedro de Rubí

Plano de San Pedro de Rubí

Desde el s. XVI se agegarán capillas laterales a los lados de la nave central. La primera documentada es la que fue dedicada a la Verge del Roser, en 1577. Se hizo cargo de ella la Confradía de la Mare de Déu del Roser.

A principios del s. XVII el consejo municipal encarregó a los escultores Francesc y Jaume Rubió, padre e hijp, que eran de Moià, hacer un retablo para la iglesia, les piezas que quedan del retablo pueden contemplarse ya restauradas en la Capilla del Santísimo.

Durante la Guerra del Francés, concretamente en 1809, el templo fue saqueado por las tropas napoleónicas, que además sustrajeron numerosos objetos de valor.

Entre 1883 y 1884 se llevaron a cabo las obras de ampliación de la fachada oriental del edificio. También se construyó la cúpula en el cruce de las dos naves. El arquitecto encargado del proyecto fue Antoni Casademunt.

Época contemporanea

En 1927 se llevaron a cabo obras de embellecimiento y reparaciones: nuevas bancadas, azulejos y vidriales; reparación de las tejas y otros detalles…, gracias al Dr. Guardiet. La planimetría del edificio románico elaborada por Roura dibuja un edificio orientado de oeste a este, de planta de cruz latina, una nave con bóveda de cañón apuntada y transepto y ábside rectangulares. Las paredes laterales de la nave prerrománica se habían abierto con el fin de dar acceso a las capillas. Por este motivo, los muros de la construcción original se han convertido en pilares que definen finalmente un recinto de tres naves.

Crema de Sant Pere de Rubí

Incendio de San Pedro de Rubí

El 20 de julio de 1936 una banda de incontrolados prendió fuego a la iglesia y muchos objetos de culto religioso fueron calcinados por las llamas. Durante la guerra civil, las campanas fueron fundidas para fabricar material de guerra y el templo se empleó como almacén para el sindicato agrícola.

El 29 de febrero de 1939 se celebró la primera Misa después de permanecer cerrada al culto durante 30 meses. El edificio va siendo reconstruido paso a paso después de la guerra. También cobran normalidad las fiestas y Celebraciones religiosas. Se restauraron los altares. Rafael Solanic esculpió la imagen y el retablo de San Pedro que podem contemplar en la actualidad, además de otros elementos artísticos ubicados en las capillas laterales.

Durante los años 90 se restauraron las almenas de la torre del campanario.

Bibliografía

El texto ha sido adaptado y traducido del trabajo gentileza de Jordi Vilalta Martínez “Història de Rubí“, publicado en http://perso.wanadoo.es/historiaderubi/index.htm.