Logo

Ser discípulos, el objetivo de la catequesis

James_Tissot_Jesus_Teaching_by_the_Seashore_525

La catequesis es uno de los pilares de la vida de la Iglesia. En Hechos 2,42, se nos dice que los primeros cristianos «eran constantes en la enseñanza de los apóstoles». A lo largo de la historia, la enseñanza apostólica se ha desarrollado a través de tres canales: la Predicación, la Catequesis y el Magisterio de la Iglesia. Por todo ello, debemos entender que la catequesis no es un hecho puntual reducido a la preparación -immediata o remota- de unos determinados sacramentos, sino un proceso de formación y crecimiento en el discipulado cristiano que nos involucra a todos.

La misión de la catequesis no es darnos una mera información, sino ayudarnos a vivir la fe para ser discípulos de Jesucristo más comprometidos cada día. Antes de volver al Padre, Jesús nos encargó:

Id, pues, a todos los pueblos y haced discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. (Mt 28,19-20).

De estas cuatro acciones, ¿cuál es la principal?

Ir se nos ha dado muy bien a lo largo de la historia; hemos ido a todas partes a predicar el Evangelio, la Iglesia ha establecido misiones y ha llevado el mensaje de Jesucristo a los lugares más remotos del mundo. Bautizar lo hacemos muy a menudo, incorporando nuevos miembros a la Iglesia; hemos bautizado a lo largo de la historia hombres y mujeres de toda edad, condición social, nacionalidad y cultura. Enseñar se nos da bien igualmente, puesto que la Iglesia ha creado en todo el mundo una eficiente red de escuelas y da a la Catequesis una gran importancia. Pero, ¿qué decir de Hacer discípulos? Ésta es la acción más importante y la que da sentido a las demás: vamos, enseñamos y bautizamos en función de hacer discípulos de Cristo, y esto es quizás lo que nos cuesta más. Vamos, enseñamos y bautizamos, pero a la vez nos preguntamos dónde están los discípulos. No nos movemos para conocer otros sitios; no bautizamos para hacer ceremonias y fiestas y agregar gente en la Iglesia de modo nominal; no enseñamos sólo para tener un cúmulo de conocimientos. Todo eso lo realizamos para hacer discípulos que tengan una relación personal, vital y profunda con Jesucristo. Esta es la finalidad de la catequesis, y llegar hasta requiere todo un proceso. Por eso, el proyecto catequético de la Iglesia busca alcanzar a todos: niños, adolescentes, jóvenes y adultos, en una catequesis abierta a todos y entendida como un proceso de crecimiento y maduración. No podemos entender la catequesis como clases que duran dos años para prepararse a la primera comunión -algo que, por otra parte, pocos saben de que se trata en realidad-. Si de veras queremos ser cristianos, debemos tomarnos seriamente la catequesis, como los primeros cristianos, que eran asiduos a la enseñanza de los apóstoles, para vivir en comunión con Jesucristo y convertirnos en verdaderos discípulos suyos.

Avisos y comunicaciones

Romería del Camino del Rocío: Bendición de la peregrinación y de la carreta el viernes 2 de junio a las 19:00 en la iglesia de San Pedro. Los interesados en hacer el camino pueden pedir más información a la Hermandad.

Reunió pre-bautismal: Sábado, 3 de junio, a las 10:00 en la iglesia.

Reunión preparatoria del Corpus Christi: Sábado, 3 de junio, a las 16:00 en la rectoría de San Pedro.

Cena de celebración del Curso Alpha: Viernes, 9 de junio, a las 21:00 en la Escuela Montserrat. Anímate a venir e invita también a tus familiares y amigos.